Ya sabéis todos que la semana pasada ha estado Santiago García-Clairac en Villarrobledo. Muchos de vosotros habéis hablado con él. Le habéis hecho preguntas y él os las ha contestado. Una de las preguntas que siempre le hacíais era “¿Cual es tu libro favorito?”. Y Santiago siempre decía: “El Quijote”. Y yo pensaba: “¡Jo! Ya estamos…”. Es que en Castilla-La Mancha todo lo que tenga que ver con los libros y la lectura lo relacionan con El Quijote. En Castilla-La Mancha TODO tiene que ver con Cervantes y El Quijote.

Y entonces ocurrió. No sé cuantas veces le habían hecho ya esa pregunta. Ni cuantas veces la había contestado igual cuando respondió que el primer capítulo de El Quijote es una guía ideal para crear superhéroes. Se me abrieron los ojos y las orejas se me pusieron de punta. De repente Batman y El Quijote tenían un montón de cosas en común. Los dos llevan traje blindado, los dos tienen ayudante (Robin y Sancho Panza), los dos tienen vehículo propio (Batmóvil y Rocinante)… No era un viejo loco vagando por la llanura manchega. Era un superhéroe (aunque solo en su imaginación) que luchaba por hacer el bien. Así fue cómo cambió mi forma de ver a Don Quijote. Para siempre.

Anuncios