El señor Pingoreta es un hombre muy ocupado. Es el contable de una gran fábrica y su trabajo es contar. Se pasa el día contando números, botones… y los minutos del reloj. Así cuando llega la noche no encuentra tiempo para hacer nada más. Rebusca algo de tiempo por los rincones, mientras se cepilla los dientes pero nunca es suficiente.

Rober también es una persona muy ocupada. No para de escribir. Escribe sobre lobos, relojes y muertos que no están muertos. Afortunadamente ha sacado de su chistera un rato para estar con nosotros.

Nos contó historias terroríficas, hablamos sobre las cosas que nos asustan, nos reímos un montón y nos lo pasamos de miedo. Gracias, Rober. Vuelve cuando quieras.

Anuncios